-->

miércoles, 11 de junio de 2014

El Ayuntamiento de Corral lanza la guía oficial de "Educación para la zangonería"

Primer Guiri recibiendo instrucciones de algunos mozos del pueblo para la buena práctica de la zangonería.

 

Desde el martes pasado, está disponible en la web del Ayuntamiento de Corral de Almaguer su "guía oficial de educación para la zangonería". Desde el mismo momento del lanzamiento, la guía ha sido un éxito de visitas y ha sido compartida en numerosas redes sociales.



“Esta guía es una iniciativa del grupo popular como respuesta al desconcierto manifiesto que suele provocar la asistencia de invitados no locales a las celebraciones de corralones”. En palabras de Naftalino Farfullo -concejal de güeras y parrillas- “es una guía de comportamiento pa los madrileños finos o los guiris, porque hemos visto que no tien ni puta idea de q'acer en las zangonas. Ahora que estamos en temporada alta de vísperas, comuniones y fiestas de hermandad, hace falta más que nunca una buena formación en zangonas por lo que nos encargaremos de distribuirlas a la entrada de ellas"


“es una guía de comportamiento pa los madrileños finos o los guiris, porque hemos visto que no tien ni puta idea de q'acer en las zangonas"


La guía, redactada por un comité de expertos en clave de "exhortación-explicación", describe con amplitud los hábitos que se consideran de buena educación, según los cánones corraleños.


A continuación, un pequeño extracto con algunos de sus puntos clave:

"come asadurilla, hostiaaa" → Previa a la salida del perol, el comensal puede disfrutar de un aperitivo que consiste en hígado y bofes, normalmente ofrecido por el cocinero. Se aconseja al comensal desgustarlo, aunque no sea de su agrado. Sonreír y agradecer.

"se pincha y fuera, ¡se pincha y fuera!" → Una vez depositado el perol en el centro del corralón, es costumbre agolparse agachado a su alrededor en búsqueda del primer bocado. Este comportamiento sólo podrá producirse hasta que uno de los comensales pronuncie estas palabras. Una vez escuchadas, el comensal dispondrá únicamente de 5 segundos para explorar el perol, elegir carne, pincharla y alejarse rápidamente del perol. 

"oyes, ¡coge de tu rodal!" → Es una de las normas básicas de comportamiento frente al perol: siempre se debe tomar la carne más próxima al comensal. Lo contrario se considera una grave ofensa. En caso de ausencia de carne en la zona de influencia o que ésta no sea del gusto del comensal, se aconseja cambiar de zona disimuladamente, iniciando una conversación con los comensales del "rodal a conquistar".

"tuso, no escarbes como las gallinas" → Otro comportamiento considerado frecuentemente falta de respeto en una zangona, es el apartar la carne de los estratos superiores del perol, para elegir otra escondida pero más magra o con menos hueso. La selección de la carne debe producirse siempre sobre las existentes en la superficie.

"tira el huesos puai" → Una de las costumbres que más suele extrañar a los no locales es la facilidad para deshacerse de los huesos, tirándolos al suelo de las proximidades del perol (normalmente sobre un cartón o plástico). No hay necesidad de coleccionar los huesos hasta encontrar una bolsa de basura. Esto es de gran alivio para el comensal, sobre todo cuando tiene que manejar con las dos manos: un mendrugo de pan, un tenedor, una servilleta y la bebida. ¡Cuidado al lanzar el hueso no caiga sobre el perol!.
"dale al mojete, pa desengrasar" → Está extendida la creencia popular corraleña de que el nivel de colesterol, cantidad de grasas acumuladas y niveles de ácido úrico no se ven afectados en absoluto por la ingesta continuada de carne en zangonas si éstas se acompañan con una ensalada de tomate, atún, pimiento, cebolla, aceite y sal (mojete). Para el corraleño, probar el mojete tiene propiedades curativas y mágicas que anulan los efectos de un atracón de carne.

"ven que te digo una cosa al oído" → Se trata de uno de los momentos peligrosos de la zangona, en el que hay que permanecer en alerta. Recomendamos que el comensal haga caso omiso de todo aquel participante de la zangona que muestre actitud sospechosa, se confabule con otros, se acerque con ademán de tocar la cara o nos invite a acercarnos (especialmente si se detecta en sus manos el denominado tizne). Ante la menor duda, ¡abortar zangona!.

"yeeee, no tescaquees pa limpiar el perol" → Es posible que el invitado sea agraciado siendo seleccionado para [...]."


La guía cubre el proceso completo de la zangona, desde la compra del cordero hasta la recena con los restos fríos de la parrilla. Para dar el broche de oro, cuenta con ilustraciones de peroles y trébedes de varios tamaños a cargo del dibujante local, Guzmán Rechistar.

El éxito de la guía está haciendo valorar al ayuntamiento el lanzamiento de una versión como aplicación interactiva para smartphones en plataformas android, windows phone e iOS.



Desde las cuatro esquinas, Margot Conto Mate.




1 comentario :

  1. Estupendo,falta la zurra para una buena zangona.Me haceis reir un rato.Saludos.

    ResponderEliminar

Danos tu opinión pero no te enrolles, no sea que te hagamos menos caso que al pregonero de la Función.

Archivo del blog

 

Copyright 2013 All Rights Reserved CORRAL DEscaradaMENTE is a resgistered brand by some correalenians with tons of imagination