-->

jueves, 22 de mayo de 2014

Una vez más, la arquitectura de vanguardia se apodera de nuestro Ayuntamiento.

Dolorcillas de la Raspa Resaviá echandose las manos a la cabeza, mientras las limpiadoras oficiales no pueden disimular su alegría.




 

 

Los que han tenido la suerte de pasarse por la plaza Mayor en las pasadas fiestas y echar un vistazo al recién inaugurado Ayuntamiento, se habrán dado cuenta de que algo ha cambiado en su interior. Y es que, si bien es cierto que el edificio ya no guardaba nada de su original estructura y decoración interior (excepto las bóvedas del bar de Pitufo) con las últimas reformas ha perdido hasta la más mínima esencia de lo planteada originalmente por el arquitecto Ventura Rodríguez (en lo que a escalera principal se refiere) siendo sustituida por ese estilo de construcción -muy de moda en nuestra localidad- donde lo diáfano, lo soso, lo impersonal y mil calificativos más, se apodera del espacio para crear ese ambiente serio de frialdad y simplismo que reina ahora en la Casa Consistorial y le aporta ese aire de entrada de bloque de pisos.

 


Parece que en Corral de Almaguer, cuando algo huele a viejo o está pasado de moda, no sabemos otra cosa que destruirlo para crear algo nuevo influenciado por las tendencias del momento (afortunadamente el cura no ha hecho lo mismo con la portada de la Iglesia, menos mal… aunque... tratándose de nuestro querido párroco, sabemos que si lo hubiera hecho todos hubieran aplaudido su arriesgada decisión). Pues bien, eso es lo que parece que ha ocurrido con la remodelación de nuestro Ayuntamiento, que hartos del viejo y obsoleto edificio, se aprobó su 529 remodelación (por el anterior gobierno) y se ha llevado a cabo (por el gobierno actual) batiendo el famoso record de tardanza de que gozaban las obras del Escorial, para finalmente obtener este resultado funcional a la vez que horroroso, que pega con la fachada del gran arquitecto como un Cristo con dos pistolas.


No sabemos qué está ocurriendo con los gustos estéticos de los últimos gobiernos de Corral de Almaguer, pero lo cierto es que edificio público que se construye, edificio que se intenta que sea más feo que el anterior. Utilizando encima esos materiales de novedosa estética, que parecen destinados a no aguantar más de veinte años sin perder su esplendor (véase la horrorosa estación de autobuses). Por eso y por muchas otras barbaridades erigidas en nuestra población, no tenemos más remedio que hacernos unas cuantas preguntas sobre el tema: ¿Es que a nadie le importa la estética de nuestro pueblo? ¿No hay nadie que se eche las manos a la cabeza al ver semejantes aberraciones antes de comenzar las obras? Y lo que es más importante… ¿Somos conscientes de que estamos contribuyendo a crear uno de los pueblos más feos de la comarca?



"¿Es que a nadie le importa la estética de nuestro pueblo? ¿No hay nadie que se eche las manos a la cabeza al ver semejantes aberraciones antes de comenzar las obras? ¿Somos conscientes de que estamos contribuyendo a crear uno de los pueblos más feos de la comarca?"
  

Lejos de lo que puede parecer una apreciación personal, hablando con algunos de los viandantes que nos encontramos merodeando por la plaza, nos dimos cuenta de que no éramos sólo nosotros los que opinamos así: concretamente Don José de la Zepa Gorda, nos dijo:

“Y pa hacer esto han tardao tanto tiempo?, amos no me jodas, pos menuda birria han dejao. ¿Quién ha hecho semejante chapuza? Lo que había antes no es que fuera lujurioso, pero con unas pequeñas reformas…. por lo menos la escalera que había a la entrada tenía mil veces más señorío que lo que han dejao ahora y le daba más aire de ayuntamiento. Ahora…. también te digo que ese cutrerío es el reflejo de los que nos gobiernan. Amos por Diosss…. si le han dejao una entrada que parece un centro de salud de cuarta categoría. Con decirte que mi corralón donde guardo las catangas y los tractores tiene más encanto que esta birria….. Josús con las moderneces. Y lo del ascensor está mu bien pero, a ver quién es la persona que va a estar ahí tol día limpiando ese estafermo, que eso con tanto cristal tiene que coger unas dedás que no veas. Y como estas cosas aquí no se mantienen, a los cuatro días sucio y estropeao, ya verás…. aunque… la verdad que si se estropea no perdemos na jaja. Bueno, los viejos sí… que estamos un poco fastidiaos de las piernas, ¿pero no podían haberlo hecho en otro sitio donde no se viese tanto? Pos menuda chapuza”


Al lado y con cara de espárrago revenido, nos encontramos con Dolorcillas de la Raspa Resaviá,  que nos comentó lo que sus ojos veían:

“¿Pero Virgen Rica, como han permitido hacer esto? Si parece una residencia de ancianos de tercera. ¿Es que no damos para más en este pueblo? Hija mía, tiemblo en cuanto dicen que van a construir algo (cuando construían claro, que ahora ya ni eso) amos por Diosss… a mí que no me digan. ¿A quién le puede gustar esto? Con la escalera tan hermosa que tenía. Que oyes, que no es que fuera una maravilla, pero seguro que se le podría haber sacao más partido. Pero no, ala… mejor la tiramos y hacemos una nueva. ¡Amos que horror!... Ahora… también te digo que con la entrada que han dejao, a los que le va a venir bien es a los que limpian, porque con una barría y una fregá acaban enseguida- ¡Pero si no hay naaa! Si parece que entras en un geriátrico de esos. Y digo yo… ¿pa que tanto cristal, para que se vea tol mecanismo y se aprecie que no es de mentira? Pos jodíos darle otra gracia, que más soso no puede ser. Na chica, que no hay imaginación arquitectónica en este pueblo".



"Ahora… también te digo que con la entrada que han dejao, a los que le va a venir bien es a los que limpian, porque con una barría y una fregá acaban enseguida- ¡Pero si no hay naaa!"


Otras cuantas personas se nos acercaron para darnos su punto de vista sobre las obras y todas terminaron diciendo más o menos lo mismo, a la vez que apreciaron la idea del ascensor (pero colocada en otro sitio). Pues nada, ya tenemos otro ejemplo más de arquitectura pública corraleña, candidata a engrosar la lista del feísmo constructivo de la localidad, junto a edificios tan significativos como: el Mercado, la Estación de Autobuses, los dos Auditorios, el puente Garzón (con su sonora pasarella), la marquesina de San Antón y el Centro Cívico. ¿Se construirá alguna vez un edificio público del que podamos sentirnos orgullosos? Nos da a nosotros que la imaginación y la estética nunca ha sido virtud entre los arquitectos municipales.



Desde la puerta del Ayuntamiento y sin dejar de mirar semejante horror: Paco Jones Losmíos.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión pero no te enrolles, no sea que te hagamos menos caso que al pregonero de la Función.

Archivo del blog

 

Copyright 2013 All Rights Reserved CORRAL DEscaradaMENTE is a resgistered brand by some correalenians with tons of imagination