-->

lunes, 5 de mayo de 2014

Las torrijas y el arroz con leche, nuevas propuestas de interés turísitico regional.


Nicanora aguantando el tipo delante de su hijo y su nuera. Lástima madres....



Coincidiendo con el día de la madre nos llega la noticia de que dos mujeres de las Eras Altas, hartas de pasarse horas y horas en la cocina para que los zanguangos de sus hijos vuelvan de la capital (con nueras gorronas incluidas) a inflarse de torrijas y arroz con leche hasta que les sale por las orejas, han decidido pedir el reconocimiento público de su aportación al engrandecimiento de nuestra hermosa Semana Santa, pidiendo que su labor culinaria sea declarada también de interés turístico regional.



Todos sabemos que cada vez es mayor el tiempo que pasan “los de Madrid” en el pueblo, debido a lo achuchado de la crisis y a lo cómodo que resulta que mamá nos lo haga todo. ¡Qué mejor lugar que la casa de una madre -donde todo nos sale gratis- para pegarse la vida padre y volver rollizos para los madriles!. ¿A que sí?. Bueno pues cansadas de soportar tanta injusticia en sus vidas, Nicanora y Salvadora se cuadraron y amenazaron con romper la baraja si no se les reconocía su ardua labor en pro de las fiestas de la localidad.


“Sí sí, mucha Semana Santa, mucha Pasión y to lo que tú quieras, pero temo cuando vienen estas fechas porque ya sé lo que me toca” -contestaba Nicanora a las preguntas de nuestros corresponsales- "Que una está ya más que harta, de estar tol día embutía en la cocina sin poder salir y sin acudir al viacrucis ni ver una novena, por atender a to esta panda de buitres. Y lo peor de todo es que no puedo acudir ni anca la Séllez, a que me arregle un poco los cuatro pelos que me quedan. Vamos que para toda la tropa que me viene, tengo que ponerme desde por la mañana hasta altas horas de la noche y hacerles las jodías torrijas y el arroz con leche que luego devoran en segundos, y ni agradecía ni pagá.… Más que aquí tos a chupar del frasco de la madre y así un día tras otro" –continuaba explayándose Nicanora- "Así que un día me cuadré y dije: no hago una torrija más ni un grano de arroz con leche, hasta que no se me reconozca como Dios manda…. Oyeess… por lo menos tener una mieja aliciente con nosotras mismas… que ya está bien….que estamos hartas de sentirnos como cenicientas. Chica, mano de Santo… fue soltar esta retaíla y enseguida mi mayor (que es el que más come, todo hay que decirlo) empezó a hacer un escrito para enviarlo al Ayuntamiento”



"Y lo peor de todo es que no puedo acudir ni anca la Séllez, a que me arregle un poco los cuatro pelos que me quedan"


Salvadora, por su parte, nos contó una experiencia similar en los pasados días de Semana Santa:

“Hartas es poco. Es que tú fíjate, que aunque te vean hasta el cuello, las jodías nueras no te echan una mano ni aunque te ahogues, que ellas son peores que los hombres, pues con eso de que les gusta ir a los bares más que a ellos, de ayudar ni chichota. Más que se van con la golosina de tomar la caña pa cotillear y criticar que si cómo está de gorda la fulanita y como de vieja la menganita y aquí una hecha una negra. Dice mi nuera que en el bar de la plaza –que se pone de bote en bote en estos días- es donde se junta to la gente más interesante y culta del pueblo. Te paecequé la hermana…. si no tiene ni terminá la EGB ¿Qué cultura va a desarrollar? ¿Tú te crees que va a engañar a alguien?.... Las que están allí es porque sus madres y suegras, igual de tontas que yo, les tienen prepará la comida para cuando les apetezca aparecer”.



“Así que tu fíjate que plan, mientras yo estoy sollá en la cocina entre harinas, aceites y fogones, ellas están tan arreglaícas con su cervecita en la mano, dándole a la lengua, para luego llegar a mesa puesta, comer y meterse por lo menos un par de torrijas y otras tantas cucharás de arroz con leche pal cuerpo. Pues sabes lo que te digo, que eso ya se ha terminao, tanto gorroneo tanto gorroneo, que yo también tengo derecho a mi cervecita aunque sea en el Bar de Fritas”


"mientras yo estoy sollá en la cocina entre harinas, aceites y fogones, ellas están tan arreglaícas con su cervecita en la mano, dándole a la lengua, para luego llegar a mesa puesta"
 

Nicanora y Salvadora, después de entregar su propuesta en el Ayuntamiento el lunes de Pascua, y una vez que sus hijos se fueron para la capital y las dejaron por fin tranquilas, nos siguieron comentando:


"¿Que si descansamos cuando se van? Como te lo diría" –respondía Salvadora-. "Me río yo de las tontas que están desando que vengan sus hijos y nietos para hacerles todo tipo de comidas, mimos y milongas.... Pero tontas jodías… ¿No os dais cuenta que se nos pasa la vida y aquí seguimos en la cocina como criadas? Pero que zurrones… nos conformamos con tragar y tragar y así estamos toas gordas como fudres de tanto picar entre comidas, que quieras que no algo va siempre pal buche. Mientras tanto otras más espabilás pasan de los hijos, las nueras y los nietos y se van a echarse su caña en la plaza y encima invitás por to el morro, que a esas to eso de echarle morro les funciona, y luego a la hora de comer… rebanás daire pa todos. Que listas algunas oyes”


“Nuestra propuesta" –decía Nicanora, más tranquila- "tiene que servir para dignificar nuestra labor en la Semana Santa. Que estos zanguangos de hijos nuestros se piensan que esto se hace sólo y ni lo valoran ná. Así que de esta manera les damos en los hocicos para que al menos sepan que lo que les preparan sus madres tiene tanto o más mérito que nuestra Semana Santa. Sabemos además que estos postres son el reclamo para venir al pueblo de muchos corraleños, así que resulta que las que de verdad atraen al turismo somos nosotras y no las procesiones que ya sabemos que son siempre las mismas todos los años. Eso essss…."


"A veces pienso, Dios me perdone lo que voy a decir, pero es así, que a muchos todo esto de los Santos y nazarenos se la refamfinfla y sólo les interesa volver cebaícos a la capital para aguantar un poco más hasta las próximas fiestas. Perdóname señor, pero es así”



"A veces pienso, Dios me perdone lo que voy a decir, pero es así, que a muchos todo esto de los Santos y nazarenos se la refamfinfla y sólo les interesa volver cebaícos a la capital"


“Nuestra propuesta ha sido muy bien recibida por todas las corraleñas (excepto las que no son mujeres de su casa, claro) pues cada vez son más las afectadas por el “síndrome del hijo aprovechao” que se han unido a la petición. Más allá de si las torrijas y el arroz con leche sale bueno o malo, este reconocimiento debería colocar a la madre corraleña en el sitio que le corresponde por primera vez en su historia y fomentar, más si cabe, ese turismo que no aparece ni pa la de tres en nuestro pueblo.”


CORRAL DEscaradaMENTE se acercó al Ayuntamiento para hablar con nuestra alcaldesa y así saber qué opinaba ella de semejante propuesta ciudadana, pero no la encontramos en esos momentos, por lo que nos dirigimos a algún concejal para ver si podía arrojarnos algo de luz sobre el tema. Nada, nuestro gozo en un pozo, que ninguno de ellos se atrevió a soltar una palabra mientras no estuviese su jefa delante. Va a ser verdad eso de que los tiene bien enseñados para no meter la pata.


Ante la negativa de nuestros políticos a comprometerse con nada, nos dimos la vuelta y salimos por donde habíamos entrado con la sensación de que, declaradas o no de interés turístico regional, estas sufridas mujeres aparte de merecer un monumento, seguirán haciendo las torrijas y el arroz con leche para los zanguangos de sus hijos y nueras venidos de la capital.



               Desde anca la Nicanora, comiéndome el último plato de arroz con leche: Ana Torrija


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión pero no te enrolles, no sea que te hagamos menos caso que al pregonero de la Función.

Archivo del blog

 

Copyright 2013 All Rights Reserved CORRAL DEscaradaMENTE is a resgistered brand by some correalenians with tons of imagination