-->

miércoles, 12 de marzo de 2014

El Gobierno Regional fracasa en su intento de recortar las fiestas corraleñas.


La juerga y el alcohol corrienron por doquier cuando el pueblo se enteró de que no nos quitaban nuestras procesiones.

 

Dentro de la habitual tónica de “podas” a las que el gobierno regional nos tiene ya más que acostumbrados, ahora nos sorprenden con que a los corraleños nos quieren recortar las fiestas en las que basamos nuestra alegría y desenfreno. Según ellos, los corraleños gozamos de tantas festividades, que hacen que nuestro nivel productivo sea comparable al de los andaluces -a los que ellos aún hoy no han podido gobernar- y claro, al parecer eso o bien les da envidia, o les fastidia (por no decir otra palabra malsonante).


La noticia llegó el pasado lunes, y justo en el momento en el que  un encargado del Ayuntamiento colgaba en los soportales el fastuoso cartel del desfile de carnaval 2014. Dicho funcionario, al ver que varios coches oficiales entraban en la plaza como el que pasa el tractor a su casa, se dijo “jodo estos tienen que ser de Toledo” y corriendo como si le hubieran metido un cohete por el culo, subió hasta los despachos del Ayuntamiento (donde nuestros ediles trabajaban duro para hacer de nuestro pueblo un lugar mejor) y gritó: “Bajar los pies de la mesa que viene visita” avisándoles así de lo que se les venía encima.


Todos sabemos que a los corraleños nos gusta mucho la juerga. ¿Quién no ha comentado alguna vez a los forasteros aquello de que me voy al pueblo de fiesta y le han contestado eso de… ¿Es que en vuestro pueblo siempre estáis de fiesta?. Pues bien, desde Toledo parece que quieren solucionar ese problema quitándonos 5 festividades al año, para igualarnos al resto de poblaciones españolas.


"¿Quién no ha comentado alguna vez a los forasteros aquello de que me voy al pueblo de fiesta y le han contestado eso de… ¿Es que en vuestro pueblo siempre estáis de fiesta?"

El marronazo que les vino a los del Ayuntamiento fue cojonudo, pues transmitir esta noticia al pueblo y con elecciones cercanas… no tuvo que ser plato de buen gusto. Pero como dentro de toda decisión hay una parte buena y una mala, nuestros gobernantes se dispusieron primero a dar la noticia buena desde el balcón, bajo una plaza entregada de expectación y miedo. Resulta que la noticia buena era que dichos recortes no afectarían de ninguna manera a nuestras festividades religiosas, por lo que las procesiones, misas, novenarios, y demás… seguirían sin recortes y celebrándose por todo lo alto.


Al oír estas palabras, la gente comenzó a dar saltos de alegría y soltar palomas, sonando a su vez el Aleluya desde la torre y acudiendo los más beatos a la Iglesia a celebrarlo. Los del arrabal estaban contentos pero sin  excesos, los de Santa Ana descorcharon las botellas de Altovela que reservaban para el fin del mundo y los de las concepciones dieron vueltas a la manzana cantando eso de “viva la virgen, nuestra patrona…” mientras unas cuantas componentes del coro entonaban el Kyrie Eleison sin ensayar y varios terratenientes asentían con la cabeza, mostrando en sus rostros la misma satisfacción que cuando recibían sus remolques llenos de uva…… en fin… un fiestón.


Sin embargo, al decir la mala noticia de que tenían que eliminar las demás fiestas, la plaza se ensombreció de repente, como contagiada por la misma tristeza que cuando nos quedamos los últimos en Eurovisión. Y es que todos esperaban que la mala noticia consistiera una vez más en que la culpa de todo la tenía Zapatero, como solía ocurrir cada vez que no sabían solucionar una cosa, por lo que a la gente la pilló desprevenida y ciegos de rabia comenzaron a quemar contenedores, lanzar cocteles molotov, destrozar cajeros, romper cristales de bancos,  echar por tierra la marquesina del arrabal (cosa que muchos agradecieron) etc etc… Vamos que por una vez Corral se unió por una causa justa.


Pero mira tu por donde, en pleno momento de caos, Bartolo Gominolo, conocido por saberlo todo y alardear de su amistad con no se qué personajillo del gobierno americano, escaló hasta el balcón del Ayuntamiento y a grito pelao exclamó: “¡¡Quieto todo el mundooooooo!! Todavía no hemos decidido qué fiestas nos vamos a cargar y ya nos estamos comportando como gentes de izquierdas…… so antisistemas que sois unos antisistemas” Un silencio inundó la plaza de repente y todos prestaron atención.


"¡¡Quieto todo el mundooooooo!! Todavía no hemos decidido qué fiestas nos vamos a cargar y ya nos estamos comportando como gentes de izquierdas……"

"A ver…. Ante todo hagamos un resumen de las fiestas que no sean religiosas y que por lo tanto podamos anular…. mmmmm estooooo, la verdad es que está difícil la cosa…." Así pasaron unos minutos de tensión, hasta que de repente desde la multitud se empezó a escuchar…


“la feria medieval”, si bueno -dijo Gominolo- “la feria medieval no es religiosa es cierto, pero… aparecen unas monjas medievales que venden recortaduras, además de que todos sabemos que la Orden de Santiago también era religiosa, nada, esa se libra. A ver más”, dijo Gominolo.


“Los Mayos” -se escuchó decir entre la gente- “Mmmmmm –pensaba Gominolo-  aunque el origen de los Mayos sea la adoración al falo y a la fertilidad, no nos olvidemos que es a nuestra patrona a la que van dedicados sus cantares, así que nada, esa también se salva”


“La fiesta de la Vendimia” -dijo otro- “Vaya… bien bailao, si señor… pero la fiesta de la Vendimia, no nos olvidemos que pertenece a las fiestas dedicadas a nuestro Cristo de la Agonía, con lo cual… más vinculación imposible….otra ”


“La San Silvestre corraleña”. “Es cierto que el deporte está totalmente desvinculado de la religión, todo hay que decirlo, pero no podemos negar que le han puesto el nombre de un Santo, con lo cual otra que se libra”


Gominooooloooo, Gominooooolooooo -entonaba la plaza llena de satisfacción- “Venga, venga, que todavía no hemos terminado” contestaba él.


“La semana de la mujer”- se oyó decir a otro- “Ummmmmm es cierto, que esa fiesta nada tiene que ver con la Iglesia. Pero… no nos olvidemos que una de las Asociaciones que más participa en dicha celebración lleva el nombre de Santa Águeda, ala otra que se libra”


“La fiesta de los globos”, gritaron desde el medio de la plaza. “Vaya, esa si que es buena, pues aunque no haya procesión alguna, ni misa que la acompañe, ni Santo que la apadrine, es el propio cura el que se la inventó, con lo cual… ya me dirán ustedes si no tiene vinculación directa con la Iglesia, jejeje. Nada, nos la quedamos”


La alegría se dejaba notar ya en la plaza, pues todos pensaban que la lista de festividades no religiosas había terminado, pero… mira tu por donde una voz que procedía de la esquina del Santander añadió…


“El carnaval”. Todos se callaron de golpe y miraron a Gominolo esperando sus palabras- “Bueno… es verdad que el carnaval es la fiesta más pagana de las que actualmente conservamos, y que la Iglesia muchas veces ha intentado prohibirla… La verdad es que no hay referencia religiosa alguna, ni la Iglesia aquí organiza nada, además de que todas las alusiones son a la carne y al mismísimo diablo” La gente empezó entonces a poner cara de angustia porque veían perderse una fiesta tan importante para los corraleños -y para los Supermercados que suministran las bebidas, todo hay que decirlo-. Así pues cuando Gominolo se disponía a señalar el carnaval como fiesta a eliminar, una representante del grupo del Manaero exclamó con voz potente:  


¡¡Alto ahí!! Todo el mundo sabe que el carnaval está asociado principalmente con los países más católicos, y sabemos que su fecha de celebración depende de la cuaresma, que es la antesala de la Pascua. Es decir,  que quien marca la fecha de la celebración del carnaval es la festividad religiosa más importante de todas, la Semana Santa. Así que… imposible pensar que vayamos a renunciar a esta fiesta, que es encima cuando más nos lucimos las del grupo. Así que a hacer chorras la orden del gobierno de Toledo y que se metan su orden donde les quepa. Y sino que vengan a decírnoslo a nosotras a la cara si se atreven ”


"Imposible pensar que vayamos a renunciar a la fiesta del carnaval, que es encima cuando más nos lucimos las del grupo, así que hacer chorras..."


Y fue así como de la tristeza se pasó a la alegría y los ángeles cantaron, las nubes se levantaron y todo fue fiesta y alcohol, mucho alcohol. Gominolo y las del Manaero habían salvado las fiestas corraleñas, por lo que para celebrarlo se pensó en hacer una nueva fiesta en la que se festejase el triunfo del bien sobre el mal, es decir: de los corraleños contra el gobierno regional. Por supuesto ni que decir tiene que se creó una cofradía con su correspondiente procesión y misa como Dios manda, para que de esa manera les fuera imposible a los gobernantes quitarnos nuestras merecidas fiestas. Así que gracias a Gominolo y las del Manaero, el Gobierno Regional tuvo que volverse a Toledo con el rabo entre las piernas. No nos queremos ni imaginar la bronca que les tuvo que echar su jefa, pues todos sabemos el genio que gasta la tía.



Desde debajo de las campanas, esperando para mear: Basilio Alca Huete.



1 comentario :

Danos tu opinión pero no te enrolles, no sea que te hagamos menos caso que al pregonero de la Función.

Archivo del blog

 

Copyright 2013 All Rights Reserved CORRAL DEscaradaMENTE is a resgistered brand by some correalenians with tons of imagination