-->

miércoles, 29 de enero de 2014

La Consejería de Medio Ambiente, denuncia al Ayuntamiento por la cabalgata de los Reyes Magos.

Lupicinio mostrándose orgulloso con su obra el día de la cabalgata.


Lo que siempre ha sido diversión, alegría, emoción, magia, entusiasmo y sorpresa para muchos niños y ciudadanos corraleños, revistió este año cierto tono de amargura, ante la inaudita denuncia interpuesta por la mismísima Consejería de Medio Ambiente de Castilla -La Mancha contra el Ayuntamiento.


Las quejas y posterior denuncia de la Consejería, vienen referidas a los atrezos utilizados en la carroza de los Reyes Magos de este año 2014. Dichos atrezos, que consistían básicamente en unos simples e inofensivos calaminos de las eras, han llamado tanto la atención de las autoridades de la Comunidad Autónoma, que mira tú por dónde al Ayuntamiento le va a salir cara la broma.



"Dichos atrezos, que consistían básicamente en unos simples e inofensivos calaminos de las eras"


Nuestro corresponsal de los días festivos -que se ofrece voluntario por no aguantar a su mujer- Victorino Güalguero Trapero, puso rumbo a Toledo para enterarse directamente del tema en la Consejería de Medio Ambiente. Allí, amparándose en la nueva Ley de Seguridad Ciudadana, le comunicaron que…“Nadie, salvo orden expresa de un juez, puede hacer uso de seres vivos o muertos -ya sean animales o vegetales- para disfrute, mofa o simple utilización decorativa en festivales, desfiles o cualquier otro tipo de eventos públicos que tengan cabida en nuestra sociedad”. Dichas palabras fueron pronunciadas a nuestro enviado por Adelaida de los Montes, Consejera de Medio Ambiente de Nuestra Comunidad, la cual, entre gritos y caras de pocos amigos, añadió:


“No me puedo creer que con una alcaldesa nombrada no hace mucho presidenta de la Mancomunidad de Aguas del río Algodor, y la larga tradición que hay en ese pueblo de trabajar y respetar el campo y los animales, hayan caído en este despropósito cruel y falto de sensibilidad humana hacia un ser ya inerte”

 

Victorino al principio no sabía muy bien de qué iba todo aquello, pero en cuanto Adelaida siguió con su discurso se le aclararon las ideas, pues ésta siguió erre que erre: 


“El calamino forma parte de los cuatro pilares básicos del paisaje manchego, formados por tierra, cepas, hierbajos y calaminos, por lo que… si nos quedamos sin calaminos podría desequilibrarse toda la flora y fauna de nuestro preciado ecosistema, ocasionando una grave alteración ecológica de imprevisibles consecuencias. Vamos, mucho peor de lo que dicen sobre la desaparición de las abejas, me refiero a eso de que el día que desaparezcan las abejas desaparecerá la humanidad” terminó diciendo nuestra alterada Consejera.


Asustado, confuso y literalmente impregnado de las palabras de descontento que salían de la boca de Adelaida, se puso inmediatamente rumbo a Corral de Almaguer para intentar transmitir a los responsables de dicha carroza, las consecuencias de su nefasta decisión decorativa.


Sin pensarlo un momento, se dirigió a la sede de la “Asociación de las Rancias Tradiciones”, responsable de organizar y crear este año la controvertida carroza, y ahí, entre cajas apiladas, ordenadores obsoletos y muebles inservibles, se encontró con Juanjo Gonorrea, activo partícipe de la cabalgata y vocal de la asociación, al cual transmitió el enfado y las palabras de la Consejera. Éste con su habitual jerga y desparpajo, contestó:

“Má jodío, quien iba a pensar que los calaminos fueran tan importantes pa to eso que usté me está diciendo. Amos amos, ni imaginalo. Si es que como no teníamos tiempo (ni ganas, to hay que decilo) optamos por colgarle el marrón al artista local Lupicinio, que fue al que se le ocurrió la solución rápida del calamino para salir del paso. Como nos dijo que con unos calaminos apañábamos que eso quedaba muy bien porque él estaba acostumbrao a montar cosas raras y plastiqueras, pos oyes le hicimos caso. Luego los pintamos de blanco y con unas cuantas luces que se trajo del Bola, ahí apañamos la cosa como pudimos. Pero ña tu…. menuda cosa rara quedó -pa que nos vamos a engañar- a mí personalmente no me gustó na to eso, pero oyes, también te digo que yo soy un analfabeto en esos temas y no entiendo na de la cosa de la decoración. Y si lo hace un artista de la talla de Lupicinio, ya está to dicho, que pa eso el muchacho se compra muchas revistas de esas de decoración y arte. Amos, que lo que te quiero decir es que la cosa se hizo sin mala intención y con los mejores propósitos pa los chavales y sin que le costara un duro a la asociación…. ¿Quién nos iba a decir que el calamino estaba tan valorao?.... Me deja usté de piedra. Vaya usté y cuénteselo al propio Lupicinio, que los demás en esto no pintamos ná y nunca mejor dicho”



"Pero ña tu…. menuda cosa rara quedó -pa que nos vamos a engañar- a mí personalmente no me gustó na to eso"


Haciendo caso del amigo Juanjo, nuestro reportero se dirigió a la casa del artista local, al que encontró ataviado con un traje de neopreno deshilachado, guantes de esparto, pantunflas de garras de oso plastificadas y gafas hechas con regaliz de enroscar. Por la pinta, Victorino se dio cuenta enseguida de que estaba ante un creador como pocos. Tras entablar conversación con Lupicinio y exponerle todo lo que sabía sobre el llamado “Caso Calamino”, éste repondió:


“Desde luego que no se puede ser creativo hoy en día ehh! Josus josus, si es que tenía que haber hecho como el Almodovar y haber huido de esta insensible tierra de antiguooosss. Con lo difícil que es acertar y que le reconozcan a uno su arte, y ahora me salen con el rollo ese de la defensa del calamino y del desequilibrio del ecosistema. Amos por Diooosss ¿Quién puede crear en estas condiciones? ¿Qué será lo siguiente, que los plásticos tienen derechos? Pero que insensibles ni que leches, si los calaminos están por ahí sueltos estorbando a los viandantes los días de viento… si es que ya no saben lo que inventarse estos nefastos gobernantes manchegos para recaudar. A mí, que se me ha valorado desde siempre más fuera que en mi propio pueblo, concretamente en Lillo y el Romeral, no me pueden venir ahora con estas…por favor que estupidez más gorda. Ahora….. también te digo que esto no se queda así y ahora mismo voy a llamarles con mi teléfono de plastilina endurecida con sabia de aloe vera y me van a oír. ¡Vaya si me van a oír! ¿Pero quién se ha creído esta panda de paletos que son?"



"si es que tenía que haber hecho como el Almodovar y haber huido de esta insensible tierra de antiguooosss"


Entre plásticos y envoltorios de cajas de huevos, dejamos a nuestro amigo y artista local Lupicinio, indignado por no recibir el reconocimiento que merece su arriesgada carrera decorativa. Victorino salió con la sensación de haber hablado con un hombre incomprendido e infravalorado en su arte como pocos, en la esperanza de que algún día ese reconocimiento llegue al menos a ocupar la portada de la “independiente” revista local Azadón.



Quitándose plásticos y envoltorios pegados en los zapatos: Victorino Güalguero Trapero.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión pero no te enrolles, no sea que te hagamos menos caso que al pregonero de la Función.

Archivo del blog

 

Copyright 2013 All Rights Reserved CORRAL DEscaradaMENTE is a resgistered brand by some correalenians with tons of imagination