-->

lunes, 11 de noviembre de 2013

Un estudiante corraleño causante del terremoto de Alcorcón.

Francisco José Sanchez pillado en plena liberación corporal.




El pasado martes nos despertamos con la noticia de que había habido un terremoto de 3,5 grados en la escala de Ritcher, cuyo epicentro al parecer se había situado en el municipio de Alcorcón.



Entre las hipótesis que se barajaron en un principio sobre las causas del terremoto, se barajaba la existencia de una nueva prospección geológica de esas “tipo castor" para acumular gases, hasta explosiones controladas efectuadas por el Ayuntamiento de Madrid, siguiendo órdenes directas de la alcaldesa Ana Botella, con el objeto de abrir socavones en los que esconder las toneladas de basura que se iban acumulando en las calles de la capital como consecuencia de la huelga del servicio de limpieza (a modo de la típica criada que ocultar la suciedad debajo de la alfombra).


Sin embargo, pasadas las primeras horas, se confirmó que la causa del terremoto no había sido ninguna de esas dos posibilidades (más que creíbles, tratándose de nuestros políticos) sino la mala digestión de uno de nuestros paisanos: Francisco José Sánchez-Julia Martínez-Asado, estudiante de segundo curso de biblioteconomía y documentación en la Universidad Complutense de Madrid. Así fue confirmado por el Instituto Sismológico Nacional.


Al parecer el amigo Paco Pepe -como es conocido entre sus compañeros- que normalmente es como un reloj para eso de "hacer el cuerpo", llevaba dos semanas algo irregular con sus deposiciones, dicho de otra manera: que llevaba quince días sin sentarse en el trono. El motivo de esa irregularidad: el amor.


"Paco Pepe -como es conocido entre sus compañeros- que normalmente es como un reloj para eso de "hacer el cuerpo"


Resulta que durante el primer curso de su documentada carrera, Paco Pepe se enamoró perdidamente de una guapa compañera de facultad de origen segoviano,  Fuencisla Frutos, con la que acabó entablando una romántica relación sentimental. Tras un año de noviazgo y después de unos cuantos… "tú no me quieres…. si me quisieras estarías conmigo el mayor tiempo posible... mira mi hermana lo feliz que vive con su novio" etc  etc… Paco Pepe accedió por fin a compartir piso con Fuencisla, pensando que la crisis motivaría un cierto retraso en lo de encontrar ese nidito de amor.


Pero mira tú por donde el destino quiso que un tío segundo de su novia falleciese sin descendencia, dejando en herencia un pequeño piso en el centro de Alcorcón, que el padre de Fuencisla puso inmediatamente a disposición de los novios. Pero, como es lógico,  antes de dar las llaves del piso a un "extraño", quiso conocer a Paco Pepe en persona,  invitándolo a pasar el fin de semana en su casa de Segovia.


Como es costumbre de la hospitalidad segoviana, la madre de Fuencisla obsequió al amigo Paco Pepe con una típica comida a base de judiones, cochinillo y ponche segoviano, de manera que a éste se le produjo a lo largo de la tarde un engrudo estomacal con abundancia de meteorismo, que le obstruyó el recto a modo de tapón.


A la vuelta de su viaje a Segovia, instalado ya en el piso de 35 m2 propiedad de su novia, Paco Pepe comenzó a notar los efectos de la aerofagia y el meteorismo, aunque su pudor -unido a la pequeñez del piso y lo fino de las paredes- le hicieron contenerse los gases con la esperanza de que su novia se ausentara en algún momento de su lado y pudiera descargar su cuerpo en la más absoluta intimidad.



"aunque su pudor -unido a la pequeñez del piso y lo fino de las paredes- le hicieron contenerse los gases con la esperanza de que su novia se ausentara en algún momento de su lado"


Pero el acalorado amor de Fuencisla y su ilusión por el proyecto de vida en común, hacían que ésta no se separara de nuestro protagonista ni un momento. 


Finalmente, el pasado martes, transcurridos quince días desde la comida familiar y aprovechando que Fuencisla tenía una entrevista de trabajo, Paco Pepe pudo por fin relajar su esfinter.


Fue por esa causa que a las 7:34 horas del martes, tras desarrollar una fuerza equivalente a 10.000 newtons por metro cuadrado y mentar a todos los santos del calendario, nuestro paisano descansó finalmente sus tripas con el sísmico resultado que todos conocemos.

"Cuánta razón tenía mi amigo Juli con eso de que lo peor es aguantarse" dijo nuestro paisano a preguntas de este redactor  "si te quieren de verdad te tienen que querer con to las de la ley, hasta cuando estás en el water".


Lo triste es que después de la repercusión mediática que ha tenido el asunto, Fuencisla no sólo ha roto su relación con Paco Pepe, sino que además le reclama 4.000 € por los daños de la bajante de la comunidad que estalló con la explosión, más otros 6.000 € en concepto de daños morales al no poder quitarse de la mente la visión de su novio con los pantalones por los tobillos y agarrado a la taza del wáter con la cara roja como un pimiento morrón.


Moraleja: como dice el refrán "más vale peese sólo, que reventar en compañía".




Desde la acequia de Pinto, Carmelo Cotón.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión pero no te enrolles, no sea que te hagamos menos caso que al pregonero de la Función.

Archivo del blog

 

Copyright 2013 All Rights Reserved CORRAL DEscaradaMENTE is a resgistered brand by some correalenians with tons of imagination