-->

lunes, 30 de septiembre de 2013

La tradición de "salir a tomar el fresco", declarada en peligro de extinción.

Claro ejemplo que refleja como ha menguado esta sana costumbre.

Nos ha entristecido mucho conocer que la bonita tradición de “salir a tomar el fresco” se encuentra declarada prácticamente en peligro de extinción en los distintos barrios corraleños. Pensábamos que era imposible concebir nuestro pueblo sin esa sana costumbre que, desde “la rabal” hasta Santa Ana, pasando por la plaza Mayor, agrupaba en corrillos semicirculares a diferentes grupos de personas, dispuestas a “cortar trajes” y despellejar a cualquier vecino que osase pasar por sus inmediaciones.


¿Quién no ha practicado alguna vez ese bonito deporte durante los meses de verano, cuando el calor y las pocas ganas de irse a la cama hacían de él una de las actividades imprescindibles en todo corraleño que se preciase?

Las estadísticas (basadas en una vuelta que nos dimos una noche por el pueblo buscando noticias para nuestra página) no mienten cuando nos desvelan que éste ha sido el peor verano de toda la historia de Corral para cortar trajes a diestro y siniestro; solucionar el país cargados con la razón y verdad más absoluta; comentar las desgracias económicas y sentimentales del vecino con un cuestionable "disgusto"; enterarse de quién se casa y quién se divorcia; además de ponerse al corriente de los embarazos más controvertidos, especialmente si hay extranjeros de por medio que, quieras que no, añaden un poco de morbo a la cosa.


Con todo y con eso y a pesar de la escasez de corrillos, la clase política no se libró de las habituales conversaciones y exabruptos sobre los orígenes de sus respectivas familias, además del clásico repaso sobre los modelitos y el aspecto personal de nuestras gobernantas de turno -que no suelen resultar muy bien paradas- dando cuenta también de si hubo pérdidas o ganancias de peso en las más famosas del momento. Y es que hasta la fecha no se ha inventado mejor báscula que el ojo de lince corraleño. 


"y es que hasta la fecha no se ha inventado mejor báscula que el ojo de lince corraleño"

Enlazando la conversación, a continuación se habló de lo malas o rematadamente malas que han sido las fiestas de este año (todos sabemos que nuestros políticos no tuvieron la culpa, pobrecicos ellos, que la culpa fue -como siempre- de la crisis, de Zapatero y de los anteriores gobernantes….andá que casualidad, si resulta que eran ellos mismos los que gobernaban antes… qué cosas).

De la oposición, por suerte o por desgracia sigue sin hablarse, pues a día de hoy nadie sabe si existe siquiera.

Otro tema, un clásico que suele salvar del aburrimiento las noches veraniegas, consiste en ensalzar más si se puede o estrellar contra el suelo, a nuestro multifuncional e hiperactivo párroco, dada la infinidad de actividades realizadas durante los últimos meses, incluida la habitual controversia sobre el excesivo movimiento de Vírgenes y Santos y su utilización o no como el pito de un sereno, además de la manipulación a su gusto de las diferentes cofradías y escasa personalidad de sus presidentes. 

No faltaron tampoco las habituales críticas para las “jornadas gastronómicas” digo “medievales” de este año, que llenaron las calles de cócteles y tapas digo de doncellas y capas, convirtiéndose en las auténticas reinas del verano. Nos referimos, claro está, a las tapas.

Y todo esto sin moverse uno de su silla, banqueta o pollete, hasta altas horas de la noche y encima totalmente “gratis”. Nos extraña que el Ayuntamiento no haya intentado apropiarse aún de la idea, desarrollándola como actividad barata para el verano, o intentando que sea declarada de interés turístico regional para que el famoso y controvertido gabinete de prensa del ayuntamiento ¿o es de la alcaldesa? la mande como propaganda a los habituales periódicos y revistas de derechas. 

"Nos extraña que el Ayuntamiento no haya intentado apropiarse aún de la idea, desarrollándola como actividad barata para el verano"

Algunas de las causas que se barajan en la extinción de esta saludable práctica son:

- La crisis -como no- protagonista de nuestro día a día. Que hace que más de una pareja se cuestione librarse de su cónyuge y no tenga más remedio que aguantarlo otro año más, quitándole así al vecino la posibilidad de comentar esa desgracia.

- La falta de movimiento en general. Somos muchos los que pensamos que ha sido uno de los veranos más aburridos y sosos desde tiempos inmemorables. Sólo se salvan los múltiples actos religiosos, que al menos tienen a la gente entretenida de acá para allá con tanto santo, y las primeras Jornadas Gastronómicas, que suplantaron este año a las  jornadas medievales.

- Internet como competencia. Y es que todo el mundo cuenta ya con una mega-conexión que hace que el irritante silbido del "wassap" se oiga hasta en los plenos de gobierno y en la propia misa. ¿Será la tecnología la causante de que se haya perdido la bonita tradición de quedarnos hasta las tantas con una manta en las piernas y una chaqueteja en los hombros?

- La poca afluencia de corraleños-madrileños. Digamos que el salir al fresco tiene su porqué cuando se reúnen varias personas, y si no hay nadie con quien comentar los asuntos en ese momento, pues nos quedamos en el patio de nuestra casa viendo Sálvame o similares programas culturales.

- Y por último -ésta la hemos contrastado con el electricista- está el hecho de que en los años de bonanza se instalaron bastantes aires acondicionados en las casas de nuestros paisanos, haciendo que la vida del vecino, y los asuntos políticos y religiosos nos importen un bledo, disfrutando de nuestro propio frescor en el sillón de casa. Aunque la verdad es que, conociendo a los corraleños, éste último motivo no nos lo terminamos de creer como posible causa.

En definitiva, que como podemos apreciar, “salir a tomar el fresco” supone todo un compendio de las más autóctonas, rancias y morbosas costumbres corraleñas, enraizadas en lo profundo de nuestro ser. Costumbre que no debemos dejar perder sin antes solicitar al menos una subvención a la fundación por si las moscas. Además, presentaríamos como excusa para su concesión la intención de salvaguardar para la posteridad los tres pilares en los que se basa la cimentación de un verdadero corraleño:  

"El cotilleo, el critiqueo y el aparenteo"


Desde una esquina y con la chaquetilla en los hombros, les informó: Juana Lama Rana. 



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión pero no te enrolles, no sea que te hagamos menos caso que al pregonero de la Función.

Archivo del blog

 

Copyright 2013 All Rights Reserved CORRAL DEscaradaMENTE is a resgistered brand by some correalenians with tons of imagination