-->

lunes, 1 de julio de 2013

Protesta del tío Leandro por el aumento de la contribución un 50%.

Ojalá hubiera más valientes como el tío Leandro. Lástima de generaciones que estamos criando.



Leandro Quincoces, octogenario corraleño de movilidad reducida a causa de una vieja rotura de cadera, ha decidido dar ejemplo y expresar su más enérgica protesta contra el abusivo incremento de los impuestos en Corral de Almaguer (concretamente contra el descarado aumento de la contribución urbana) al estilo de los jóvenes de la plaza Taksim de Estambul (Turquía).

 

“Como sé que en este pueblo nadie va a mover un dedo para protestar por las injusticias -a no ser que lo diga el cura y éste encima no paga impuestos- y antes preferirían dejar que les robasen que unirse para luchar contra los ladrones, que nunca he visto un pueblo más sumiso que éste” comentaba Leandro agarrado a su carrito andador “un servidor ha decidido plantarse en medio de la plaza como una estatua, al igual que hicieron los jóvenes turcos de la plaza Taksim”.



“Como se que en este pueblo nadie va a mover un dedo para protestar por las injusticias -a no ser que lo diga el cura y éste encima no paga impuestos-, que nunca he visto un pueblo más sumiso que éste"


“Total tampoco me supone demasiado esfuerzo, pues quieras que no es lo que vengo haciendo más o menos todos los días desde que me rompí la cadera. Ahora, eso sí, ni procesiones ni ferias medievales ni chorras; el Leandro no se vanta de aquí mientras no venga la Guardia Civil a lleváselo con el andador incluido”


“Encima de que con la mísera pensión que me ha quedao tengo que mantener a mis hijos y nietos en paro, ahora van y me suben la contribución. ¿Pero qué es esto? ¿Es que esta gente no tiene vergüenza? ¿Es que nadie protesta en este jodío pueblo?" Comentaba como podía el tío Leandro mientras sufría un acceso de tos.


La original protesta del tío Leandro no ha pasado desapercibida y ha ocasionado todo tipo de comentarios:


Desde las viejas integrantes de la archicofradía de la adoración nocturna, que se burlan y ríen de él diciéndole “va un tío pasmarote” mientras se dirigen a la iglesia; hasta los mismos compañeros del hogar del jubilado que desde las ventanas del bar le enseñan los botellines fresquitos y le dicen “mira lo que te pierdes por cabezón Leandro” ; sin pasar por alto algunos adolescentes comprometidos que suelen parar un ratito mientras van al colegio y piensan convocar un botellón en la plaza para acompañarlo; y hasta un pesado político -del que todo el mundo huye- que aprovecha la ocasión para contarle sus batallitas y casi logra que abandone; sin olvidar la solidaridad de la tía Venera, que todas las mañanas le acerca un cafetito con unas galletas de horno o un churro cuando es día de mercado.


Ni que decir tiene que la protesta no ha sido recogida por el habitual gabinete de prensa del ayuntamiento ni por la conocida revista “Azadón” especializada en dar jabón a todo lo que huela a oficial. 

Sólo un artista local se ha atrevido a plasmar en sus lienzos al tío Leandro por considerarlo de una estética soberbia, pero se acerca, pinta un ratito y se larga sin darle mucha conversación.



"Ni que decir tiene que la protesta no ha sido recogida por el habitual gabinete de prensa del ayuntamiento ni por la conocida revista “Azadón”


Afortunadamente el tema de salud lo tiene totalmente cubierto gracias a un conocido médico local, muy querido por todos, que con su habitual sencillez y desparpajo, aparta a las autoridades, a los policías y a quien se ponga por medio, y le toma la tensión sin mediar palabra, regañándole cuando no se toma las pastillas. 

Antes de irse, todos los días lo anima en voz baja y le dice que verdaderamente es la única persona que merece la pena en este pueblo.


Desde la plaza y con to la solanera: Virtudes Terrenales.


 

1 comentario :

  1. Cuando la economía está así creo q hay q pasar de tanta feria medieval y tantas tonterías y ayudar a los habitantes de este pueblo. Que prefiero q no suban la contribución q bajen el gimnasio y demás actividades y menos pistar de padel y gilipolleces varias. Que aquí está la gente de la España de pandereta(les pongo en la plaza un pincho los tengo contentos). Menos gilipolleces y más seriedad.

    ResponderEliminar

Danos tu opinión pero no te enrolles, no sea que te hagamos menos caso que al pregonero de la Función.

Archivo del blog

 

Copyright 2013 All Rights Reserved CORRAL DEscaradaMENTE is a resgistered brand by some correalenians with tons of imagination