-->

viernes, 3 de mayo de 2013

Graves incidentes durante la celebración de los Mayos.

El grupo mayero en la puerta del cura justo antes del incidente.


Durante la pasada jornada del 30 de abril y a pesar del frío y lluvia intermitente, los diferentes grupos de mayos fueron surgiendo en la plaza como surgen los caracoles con la humedad; concentrándose, como es tradicional, en las inmediaciones de la puerta de la iglesia para lanzar sus cánticos al viento en tan desapacible noche. Hasta aquí todo normal.

 


El incidente surgió a eso de las doce menos cuarto y ya en la puerta del cura, cuando por culpa del frío reinante y cuando la canción recogía aquello de “pintaré la pierna, menudito el pie, menudito el paso, hechicera eres” a uno de los jóvenes cantantes que abría la boca como una espuerta se le saltó una cuerda vocal de la garganta, con tan mala suerte que, como si de un proyectil se tratase, fue a impactar contra el ojo del cura. 


Éste a su vez, aturdido y dolorido por el fuerte latigazo de la cuerda, se agarró como pudo a los ancianos sacerdotes que lo flanqueaban, cayendo juntos al suelo y arrastrando de paso a las numerosas corraleñas que, como auténticas guardaespaldas, no se separan jamás de su amado director espiritual. 



"El incidente surgió a eso de las doce menos cuarto y ya en la puerta del cura, cuando la canción recogía aquello de “pintaré la pierna, menudito el pie, menudito el paso, hechicera eres”
 

El alboroto y la confusión fue mayúsculo. Las catequistas y algunas otras señoras afines a la parroquia, a pesar de no tener muy claro lo ocurrido -pero temiéndose que fuera un atentado contra su venerado sacerdote- comenzaron a proferir golpes a diestro y siniestro y a romper las bandurrias y guitarras en las cabezas de los estupefactos músicos y cantantes, que no tuvieron más remedio que huir despavoridos, asustados por la brutalidad y la violencia de esta especie de guardia pretoriana sacerdotal, fácil de identificar por las permanentes que lucen en sus cabezas. 



Pero, no contentas con sembrar el terror en las cercanías de la puerta del cura, extendieron el caos y la destrucción por los alrededores de la plaza, quemando las numerosas e inexistentes papeleras y los contenedores de basura que encontraban a su paso. 


"Las catequistas y algunas otras señoras afines a la parroquia, comenzaron a proferir golpes a diestro y siniestro y a romper las bandurrias y guitarras en las cabezas de los estupefactos músicos y cantantes"

 

La calma se recuperó pasadas ya las cinco de la mañana, cuando varias furgonetas de antidisturbios hicieron acto de presencia, enviadas por la delegada de gobierno de Madrid -que nadie sabe que tenía que ver en Castilla la Mancha-. Después de duros enfrentamientos en las cercanías de la estación de autobuses y la detención de cuatro conocidas activistas religiosas, las aguas volvieron a  su cauce y la serenidad se impuso finalmente en las calles.
 

Una vez aclarado que todo se debió a una lamentable concatenación de incidentes por culpa de la rotura accidental de la cuerda vocal del jodío muchacho, únicamente queda por solucionar la rotura de cadera de uno de los ancianos sacerdotes y el ojo morado del párroco; aunque se cuentan por cientos las corraleñas que han ofrecido sus neceseres con todo tipo de cremas y pinturas para enmascarar los moratones del ojo del cura, con vistas a los fastos de la Coronación. 



Desde la calle de las tiendas. Pepita Poncillo




 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión pero no te enrolles, no sea que te hagamos menos caso que al pregonero de la Función.

Archivo del blog

 

Copyright 2013 All Rights Reserved CORRAL DEscaradaMENTE is a resgistered brand by some correalenians with tons of imagination