-->

miércoles, 22 de mayo de 2013

Crónica de la Coronación.

Al final se cumplieron las previsiones meteorológicas entre otras cosas.


Atento a la celebración de tan singular acontecimiento, CORRAL DEscaradaMENTE distribuyó a lo largo del recorrido a sus mejores reporteros, con el objeto de que nos tuvieran informados en todo momento de cualquier incidencia o anécdota relacionada con tan “super-mega-hiper-grandioso” evento religioso.



A pesar de que nuestra página había avanzado días antes que a los santos de Corral de Almaguer no les gustaba nada que los moviesen (los curas naturales de Corral de Almaguer lo saben perfectamente, véase aquí nuestro anterior artículo) y que solían responder con frío y lluvia a todos aquellos que osaban profanar su merecido descanso, nadie atendió nuestro aviso y así pasó lo que tenía que pasar.



"A pesar de que nuestra página había avanzado días antes que a los santos de Corral de Almaguer no les gustaba nada que los moviesen, nadie atendió nuestro aviso y así pasó lo que tenía que pasar"


Desde primeras horas de la mañana, los nervios, voces, despistes y falta de organización general eran más que evidentes, y hacían preveer un acto repleto de anécdotas para incluir en nuestra página. Con la amenaza proveniente nada menos que del propio cielo, cofrades, portaestandartes, porteadores de andas, mayordomos, catequistas, cantores, músicos, danzantes, cencerros, mantillas, sacerdotes, políticos y beatas en general, miraban incrédulos y con asombro tan desapacible mañana, sin entender cómo la homenajeada no habría inmediatamente los cielos y permitía que el sol inundara de gloria y magnificencia tan extraordinaria celebración. 

Un grupo de mujeres del arrabal, adelantándose a los pensamientos de éstos últimos, aventuraban sin pudor alguno que, puesto que la Virgen era una mujer humilde y sencilla, lo más seguro es que no le gustasen nada todos estos excesos, oropeles y parafernalias, y ésta fuera su manera de demostrarlo. 



"todos miraban incrédulos y con asombro tan desapacible mañana, sin entender cómo la homenajeada no habría inmediatamente los cielos y permitía que el sol inundara de gloria y magnificencia tan extraordinaria celebración"



Pero si las caras de los organizadores y demás participantes del acto reflejaban preocupación, las de los miembros de las hermandades invitadas eran todo un poema, al ver peligrar sus veneradas imágenes y estandartes. A pesar de que las cifras previstas de asistencia de público no se cumplieron ni por asomo (un millón según la organización y mil quinientas personas según la policía municipal) y el campo de fútbol presentaba zonas enteras vacías de público (véase vídeos) todo transcurrió de la manera habitual y con el caos con el que suelen transcurrir este tipo de acontecimientos, es decir: con muchas personas encargadas de algo, sin tener muy claro de qué se deben encargar. 

Con la presencia de las primeras gotas de lluvia se desataron los nervios y todo pareció acelerarse y descontrolarse haciendo acto de presencia los paraguas y plásticos.



"A pesar de que las cifras previstas de asistencia de público no se cumplieron ni por asomo (un millón según la organización y mil quinientas personas según la policía municipal)"


Terminada la celebración, amenizada por un “ahora llueve, ahora deja” y por los cánticos de la misa del gallo como adelanto a ese “totum revolutum” en que acabaría convertido el acto, las imágenes y estandartes se dirigieron a toda prisa hacia la plaza, huyendo de la lluvia sin orden ni control alguno, entre plásticos, viento, lluvia, sotanas, danzantes, mantillas, tricornios, paraguas y frío, mucho frío.

Llegados a la plaza -que permanecía medio vacía (véase vídeos)- se desató el  “brisca, tantos, to me hace” y como si de una traca final se tratase, el ruido de las bandas de músicapor un lado, unido a los cantores de los nazarenos, los cencerros de los diablos de Almonacid por el otro, los danzantes de Villanueva de Alcardete y los cánticos de los mayos allá en la lejanía, compusieron un “totum revolutum” digno de las mejores películas de la España profunda de Berlanga.



"el ruido de las bandas de música, los cantores de los nazarenos por un lado, los cencerros de los diablos de Almonacid por el otro, los danzantes de Cabezamesada y los cánticos de los mayos allá en la lejanía, compusieron un “totum revolutum” digno de las mejores películas de la España profunda de Berlanga"


Pero si divertido fue el acto en si por sus numerosas anécdotas e incidentes (estandarte escacharrado incluido) la emisión de la televisión de Castilla la Mancha alcanzó momentos magistrales de humor, tanto con los comentarios en la materia de los expertos locales (no os los perdáis, parecen de nuestra página) como con los de los propios profesionales de la televisión. 

El clímax llegó cuando uno de los comentaristas, por lo que se ve poco puesto en el tema y sin lugar a dudas poco informado, nos dejó atónitos al hablar de las excelencias de la Virgen de la “Mula” -que no de la Muela- (puedes verlo aquí, en el segundo 0:54) sin que nadie lo corrigiese. En fin, una muestra en toda regla de esa España Profunda que creíamos olvidada.



"el clímax llegó cuando uno de los comentaristas, por lo que se ve poco puesto en el tema y sin lugar a dudas poco informado, nos dejó atónitos al hablar de las excelencias de la Virgen de la “Mula” -que no de la Muela-"


Como última observación, sólo nos queda recoger tambien que la supuesta riqueza que iban a dejar en el pueblo los miles de congregados por el acontecimiento -promulgada a los cuatro vientos por más de un organizador de dicho evento- se esfumó como se esfumaron las menguadas cofradías visitantes y, con la lluvia y la terminación del recorrido procesional de nuestra Reina por las calles, se comprobó aquello de: “por aquí un toro, por aquí una vaca… cada uno a su casa” desapareciendo sin mediar palabra.

De las fiestas ya ni hablamos pues han batido todos los records de aburrimiento y han sido sin lugar a dudas las peores fiestas en décadas. No merecen ni nuestros comentarios. Aunque... al final puede que nos animemos con otra crónica. Jaja.

Posdata: Después de acabado el acontecimiento sin pena ni gloria, ha habido quien ha querido ver un milagro en el momento justo de la coronación y, con ayuda del Photoshop (que hasta la fecha es el único que hace milagros), ha sustituido los cielos grises ceniza del momento por otros azules y radiantes, preciosos pero irreales. Aysss lo que nos quedará por ver.



Desde la plaza y helaíca de frío, les informó: Ana Cardo Borriquero


Una cosa más: Nuestro respeto hacia todas aquellas personas alejadas de protagonismos, lucimientos, fanatismos, ostentaciónes, paripés, boatos, peloteos y demás muestras de vanidad (nos tememos que un escaso porcentaje) que vivieron el acto con auténtica devoción y humildad. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión pero no te enrolles, no sea que te hagamos menos caso que al pregonero de la Función.

Archivo del blog

 

Copyright 2013 All Rights Reserved CORRAL DEscaradaMENTE is a resgistered brand by some correalenians with tons of imagination