-->

miércoles, 6 de marzo de 2013

“NOTICIA BOMBA” DIMITE UN DIPUTADO EN ESPAÑA POR INCUMPLIR SUS PROMESAS ELECTORALES

Gómez comunicando su dimisión junto con sus compañeras de partido.


Aunque en la tarde de ayer comenzó a correr el rumor por las distintas agencias de noticias, todo el mundo pensó que se trataba de uno de los habituales chistes que la imaginación española, tan fértil en estos temas, fabrica un día sí y otro también sobre chorizos, corruptos, banqueros y demás asesores de las principales empresas españolas.

 

En la mañana de hoy, sin embargo, la inusual concentración en el Congreso de medios nacionales e internacionales, apuntaba hacia la veracidad de la asombrosa noticia. Sobre las doce de la mañana y tras un evidente revuelo de cámaras y flashes, compareció en el salón de pasos perdidos de la Cámara Baja, el conocido diputado del grupo mayoritario Inocencio Gómez Coherencia. En una corta rueda de prensa sin opción a preguntas, “pero con mucha transparencia” (palabras muy de moda últimamente entre algunos políticos) el diputado presentó su dimisión irrevocable -y no en diferido- ante la cara de pasmo de su jefe de filas y las miradas de pánico de sus propios compañeros de partido, temerosos de que su ejemplo cundiera entre los recién llegados a la política que no estuvieran suficientemente maleados.


El diputado Pinarillos, del grupo opositor, nos aclaró sin embargo que eso era prácticamente imposible, pues para acceder a los altos cargos de la nación los políticos de uno y otro signo recibían cursos agotadores de envilecimiento por parte de sus asesores, consistentes en clases intensivas de soberbia, hipocresía, mentira y manipulación, además de las ya consabidas de malversación de caudales públicos y demás corruptelas distintivas de buena parte de los políticos españoles. A preguntas de éste reportero, algunos diputados y senadores expresaron su temor de que el tradicional y genuino lema de de la clase política española: “hagan la vista gorda, echen la culpa a los otros y aquí no ha pasado nada” cayera en desuso.


"...algunos diputados y senadores expresaron su temor de que el tradicional y genuino lema de de la clase política española: “hagan la vista gorda, echen la culpa a los otros y aquí no ha pasado nada” cayera en desuso..." 

Por su parte, la aristócrata diputada Antonia María de las Alcurnias y Ramírez de Haro, en su línea de defensa de las rancias tradiciones, expresó indignada: ¡Dónde vamos a parar! ¿Es que se piensan que estamos en los países nórdicos? ¿Que va a ser del entrañable político español corrupto y malversador? ¡Eh! ¡Díganmelo ustedes! ¿Qué va a ser de esa pobre gente, cómo van a poder llegar a fin de mes sin cobrar sus sobrecitos con comisiones ilegales? Desde luego éste país se nos va a la mierda. Más tranquila, su compañera y amiga Felicitas Martínez Siemprealegre, intentó calmar a la iracunda diputada contándole que en Japón los políticos llegaban incluso a suicidarse cuando no cumplían lo prometido, cosa que en vez de calmar enfureció más a la susodicha aristócrata que, después de lanzar una mirada de odio y llamar tonta a su compañera, enfiló la salida dando un sonoro portazo y dejando parte de la estola de piel auténtica en el manillar de la fastuosa sala.



¿Que va a ser del entrañable político español corrupto y malversador? ¡Eh! ¡Díganmelo ustedes! ¿Qué va a ser de esa pobre gente, cómo van a poder llegar a fin de mes sin cobrar sus sobrecitos con comisiones ilegales? Desde luego éste país se nos va a la mierda.

 
Volviendo de nuevo al salón de los pasos perdidos, el diputado Inocencio Gómez Coherencia añadió emocionado: que dimitía por no haber podido cumplir ninguna de las promesas electorales proferidas en su pueblo natal (una localidad manchega famosa por sus rosquillos y calandrajos) y sentir por lo tanto que había traicionado a sus electores. Tras el descojone generalizada de sus compañeros de filas y el recochineo evidente de los miembros de la oposición, el ingenuo político aclaró entre sollozos que algunas de las mencionadas promesas electorales eran: poner en marcha una depuradora que llevaba construida varios años y se deterioraba a ojos vista, y conseguir llevar al menos una empresa a un enorme y vacío polígono industrial, inaugurado -según contó el propio diputado- sin haberse comenzado tan siquiera a urbanizar.


Inocencio Gómez Coherencia añadió emocionado: que dimitía por no haber podido cumplir ninguna de las promesas electorales proferidas en su pueblo natal (una localidad manchega famosa por sus rosquillos y calandrajos)


Para sorpresa de los enviados extranjeros, la rueda de prensa acabó de forma repentina debido al llanto incontenible del diputado y a los pitidos, ñalos y abucheos de sus propios compañeros, que no cesaban de maldecir a la madre de aquél al que se le ocurrió meter a Inocencio en el partido.


Como recogía un reportero extranjero entre risas “Spain is diferent”.



Desde el Congreso de los Diputados: Simplicio Nitenteras
 y Virtudes Terrenales



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Danos tu opinión pero no te enrolles, no sea que te hagamos menos caso que al pregonero de la Función.

Archivo del blog

 

Copyright 2013 All Rights Reserved CORRAL DEscaradaMENTE is a resgistered brand by some correalenians with tons of imagination